30 de mayo de 2024

El equipo de seguimiento del Plan de Recuperación del lince ibérico en Sierra Arana (Granada) encuentran un lince atropellado en la A-308

Foto: Junta de Andalucía

Esta mañana de jueves día 16,  el equipo de seguimiento del Plan de Recuperación del lince ibérico en Sierra Arana Iznalloz (Granada) ha tenido conocimiento de la muerte de un lince por atropello. Se trata de Tamara, una hembra liberada el pasado tres de marzo en el paraje de El Sotillo. El accidente ha tenido lugar en la A-308

Como la mayoría de animales liberados este año Tamara estaba haciendo reconocimiento de la zona.
Precisamente este mes se va a licitar un proyecto de adecuación para reducir el riesgo de atropello en un tramo de 20 km, consistente principalmente en la instalación de un vallado físico en aquellos tramos considerados de alto riesgo y un vallado virtual en los tramos considerados de bajo riesgo.

El vallado virtual es una solución muy novedosa basada en la tecnología y en España se ha instalado por primera vez en Andalucía (en 2022 en la carretera A-312, Km de Vilches, Jaén, 4,5 km). Actualmente esta medida se está instalando en otras CCAA y la carretera A-308 será el segundo lugar donde se instale en Andalucía.

Esta actuación se realiza pensando no sólo en el lince ibérico, sino también en el resto de especies de fauna silvestres. Además, al reducir el riesgo de atropello, especialmente con las especies de mayor tamaño (ciervo, jabalí, cabra montés, etc) se evitan situaciones de riesgo y se incrementa la seguridad vial de la carretera.

Preocupación no solo por los atropellos

Si bien los atropellos son una causa de mortalidad muy importante, y quizás la más escandalosa (es la más fácil de detectar y suele ser casi siempre noticia), es obvio también que no está hipotecando el continuo incremento numérico de individuos que venimos observando y divulgando anualmente. Aun así, como no puede ser de otra manera, una de las líneas de trabajo más importantes del Plan de Recuperación del Lince Ibérico en Andalucía (PRLIA) es trabajar en la permeabilización de todos los tramos conflictivos que se van detectando mediante la ejecución de actuaciones de mejora y defragmentación de hábitats en las carreteras más peligrosas.

Lo que si es seguro es que los atropellos seguirán produciéndose siempre que sigan coexistiendo animales y vehículos. Está en nosotros conductores extremar las precauciones y seguir las recomendaciones de la cartelería y señales de tráfico en zonas linceras para reducir el riesgo de atropellos de fauna.

Comparte esta noticia
Ir al contenido